Qué son y cómo funcionan los Pesarios

¿Sabías que existen unos dispositivos que recolocan y fijan los órganos prolapsados en su lugar?

¿Sabías que hay muchos modelos de pesarios para el prolapso que incluso se pueden llevar colocados y no se notan mientras se mantienen relaciones sexuales?

Los pesarios son unos dispositivos que se colocan en la vagina y sirven para elevar y dar soporte recolocando el útero, la vagina, la vejiga o el recto cuando cualquiera de ellos ha descendido de su lugar habitual debido a la debilidad de los tejidos y músculos del suelo pélvico.

El soporte que otorgan los pesarios recoloca y fija en su sitio los órganos que han descendido, liberando de presión y facilitando la irrigación sanguínea y la oxigenación de los tejidos.

Su uso también se ha demostrado muy eficaz para evitar la incontinencia de esfuerzo ya que al elevar las paredes de la vagina corrigen el ángulo del cuello vesical evitando los escapes de orina al realizar un esfuerzo brusco y repentino como, por ejemplo, cuando realizamos deportes de impacto.

 

ndicaciones de uso de los pesarios

El uso de pesarios está indicado en los siguientes casos de disfunciones del suelo pélvico:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo.
  • Prolapso uterino
  • Prolapso vaginal
  • Cistocele
  • Rectocele
  • Enterocele
  • Prolapsos e incontinencias transitorias después del parto.
  • Prevención de partos prematuros: recientemente, algunos hospitales están usando un tipo específico de pesario de cerclaje desarrollado por la ginecóloga alemana Birgit Arabin que está dando muy buenos resultados en la prevención de partos prematuros. Este pesario, que debe ser colocado por un ginecólogo, corrige el cuello uterino corto de algunas embarazadas que es la principal causa que provoca el parto prematuramente.

Beneficios del uso de pesarios

  • Retrasa llegando, a veces, a evitar la cirugía del prolapso.
  • Ayuda a evitar el empeoramiento de un prolapso.
  • Reduce el impacto sobre el suelo pélvico al realizar ejercicio.
  • Evita la incontinencia urinaria de esfuerzo al realizar deporte.
  • Facilita la rehabilitación del suelo pélvico cuando existe un prolapso.
  • Ayuda al suelo pélvico en su función de soporte en personas de edad avanzada o con sobrepeso.
  • Es una alternativa muy aceptable en casos de cirugías sin éxito y cuando no se puede realizar la cirugía de prolapso.

pesarios-irega

Hoy en día, la mayoría de los pesarios que se comercializan están fabricados en plástico o silicona de grado médico para minimizar el riesgo de infecciones o alteraciones en la mucosa vaginal.

Existen multitud de formas y tamaños diseñados específicamente para tratar los síntomas de los diferentes tipos y grados de prolapso.

Así, hay pesarios que funcionan a modo de palanca (Hodge, Gehrung, etc.), otros que rellenan un espacio (Cube, Donut, etc.) y otros que soportan y corrigen un determinado ángulo (anillos).

Cuando el pesario que llevamos puesto se nota, molesta o se mueve y se cae de su lugar normalmente es debido a que no estamos usando la talla adecuada.

Contraindicaciones del uso de pesarios para el prolapso

Normalmente el uso de pesarios no suele estar recomendado en los siguientes casos:

  • Cuando existe alergia a alguno de los materiales de los que está fabricado.
  • Cuando hay algún tipo de infección vaginal.
  • Cuando hay sangrado de causas desconocidas.
  • En casos de enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Ulceración de las paredes vaginales.

Uso de pesarios con estrógenos

El uso de estrógenos junto a los pesarios está altamente indicado después de la menopausia.

Existen suficientes estudios que avalan el tratamiento con estrógenos para mejorar la calidad de los tejidos vaginales y pélvicos, aumentando su grosor y consistencia, de manera que “resisten” mejor el uso de pesarios y se reduce el riesgo de sufrir posibles efectos adversos como úlceras o infecciones.

Este es otro aspecto que debes consultar con tu especialista para saber si en tu caso concreto este tratamiento está recomendado, además de tener que llevar junto a él un control y supervisión periódicos.