Síndrome Metabólico

¿Sabías que los hábitos de alimentación, el sedentarismo, estilo de vida y los genes son los factores detonantes para que aparezcan alteraciones como el Síndrome Metabólico? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS). este síndrome se manifiesta cuando una persona presenta simultáneamente resistencia a la insulina, alteraciones en los niveles de glucosa en sangre, hipertensión arterial, obesidad o abdomen  prominente, cifras de triglicéridos arriba de lo normal y los niveles de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) por debajo de lo recomendado.

Resistencia a la insulina.

La insulina es una hormona secretada por las células beta del páncreas, la cual tiene la función de mantener el azúcar en la sangre en niveles adecuados. Cuando la insulina que secreta el páncreas no es efectiva para realizar esta función adecuadamente se dice que existe una resistencia a la insulina, esto hace que el páncreas secrete gran cantidad de esta hormona para compensar y posteriormente se empiezan a presentar niveles elevados de azúcar en la sangre, lo que conocemos como Diabetes Tipo 2. De Acuerdo con el protocolo clínico para el diagnóstico y tratamiento de la diabetes de la Secretaría de Salud, la Resistencia a la Insulina es fundamental para que aparezca un cuadro de síndrome metabólico, por que predispone al organismo a desarrollar hipertensión, obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares.

Signos y síntomas.

Un adulto padece Síndrome Metabólico cuando cumple con dos o más de los siguientes criterios: presión arterial igual o mayor de 140/90 mmhg, niveles de triglicéridos mayor a 150 mg/dl y colesterol HDL menor de 35 mg/dl en hombres y menor de 40 mg/dl en mujeres. De igual manera, este padecimiento se presenta cuando hay  microalbuminuria mayor a 20 microgramos/min, y obesidad o perímetro de cintura mayor de 88 en mujeres y mayor de 102 en hombres.

Cabe señalar que los niños y adolescentes también pueden presentar Síndrome Metabólico, por ello es de suma importancia que se monitoreen los niveles de glucosa, triglicéridos, lipoproteínas de alta densidad y presión arterial, principalmente en aquellos niños o adolescentes que presenten obesidad o un abdomen prominente.

Riesgos.

Se pueden presentar múltiples alteraciones en el estado de salud, destacan: los daños al corazón, como infartos; angina de pecho, corazón crecido, daños a los riñones, como insuficiencia renal, entre otras complicaciones que pueden causar un gran deterioro en la calidad de vida y muerte temprana.

Recomendaciones.

Seguir un plan de alimentación equilibrado que permita bajar de peso y disminuir el perímetro de cintura, tomando en cuenta las necesidades nutricionales y las complicaciones de salud que tenga la persona en ese momento. Debes moderar el consumo de arroz blanco, papas y cereales refinados. En cuanto a los alimentos de origen animal se recomienda evitar carnes y productos derivados  que contengan grasa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *