¿Mi problema tiene solución?

Alguna vez te has preguntado ¿tiene solución mi problema?, la mayoría de las personas estamos expuestos a una serie de situaciones que nos demanda sobre ellos, la capacidad de resolverlos. Creo que ya sabes a lo que nos referimos, es por eso que este tema intenta describir la manera mas fácil y que logra en la mayoría de los casos la solución a nuestros problemas. Es importante considerar que muchas personas adolecen de la capacidad de encontrar soluciones ante las situaciones que consideran conflictivas o problemáticas, pues en su repertorio comportamental y cognitivo no ha construido o ejercitado estas habilidades.

«visión de túnel» Consiste en la incapacidad de enfocar la atención en otra cosa distinta que no sea el problema y es una de las características que presenta la persona que no tiene habilidades que le ayuden a entender su problema y a buscar soluciones adecuadas.

El entrenamiento en la solución de problemas es un proceso cognitivo y comportamental que ayuda a la persona a hacer disponibles una variedad de alternativas de respuesta para enfrentarse con situaciones problemáticas; y a la vez incrementa la probabilidad de seleccionar las respuestas más eficaces de entre las alternativas posibles.

Hablemos de ello en 5 pasos y que te serán de ayuda en diversas situaciones de la vida.

Paso 1. Repítase las siguientes autoafirmaciones:
«Toma una respiración profunda y cálmate.»
«No hay catástrofe inmediata.»
«Piensa en este problema como un desafío.»
«Puedo afrontarlo.»
«Detente y piensa.

Paso 2. Hágase las siguientes preguntas:
«¿Cuál es el problema?» (Establezca la discrepancia entre «lo que es» y «lo que debería ser».)
«¿Qué quiero conseguir?» (Establezca una meta.)
«¿Por qué quiero conseguir esta meta?» (Amplíe la meta si es apropiado.)

Paso 3. búsqueda de solución. Piensa en una solución. y seguido en otras soluciones alternativas (por lo menos dos o tres).

Paso 4. Piensa en los criterios más importantes para evaluar sus posibles soluciones p.ej., «¿Conseguiré mi meta?» «¿Qué efecto tendrá en otros?» «¿Cuánto tiempo y esfuerzo me llevará?» ahora decide rápidamente qué solución alternativa es la que te parece mejor y piensa en uno o dos modos rápidos de mejorar la solución.

Paso 5. Lleve a cabo la solución.
¿Estás satisfecho con el resultado? Si no lo estás, prueba tu segunda elección si todavía tienes tiempo de afrontar el problema.

Los pasos que acabamos de describir te ayudaran a generar las soluciones a tu problema, pero toma en cuenta que en algunas ocasiones podemos perder el control y necesitamos de ayuda profesional, si sientes que tus problemas rebasan tu capacidad de afrontarlos o solucionarlos no dudes en acudir con un profesional en el tema, un psicoterapeuta o un psicólogo podrán darte la atención necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *