Histerosalpingografía

La histerosalpingografía (HSG) es una prueba ginecológica que sirve para estudiar la arquitectura del cuerpo uterino y las trompas de Falopio.

Cuando una pareja acude por primera vez a un centro de reproducción asistida, lo primero que se le va a abrir es una historia clínica en la que se valoran diferentes aspectos clínicos de su vida reproductiva.

Depositphotos_68709631_original-562x284

En función de la información recogida, se someterá tanto al hombre como a la mujer a una serie de pruebas para analizar el estado de la fertilidad de ambos.

Entre las pruebas que se solicitan para chequear la fertilidad femenina está la histerosalpingografía. Generalmente esta prueba se realiza junto con una ecografía y un estudio hormonal, con el que podrá conocerse la capacidad ovulatoria de la mujer.

Existen otros nombres alternativos para esta prueba como histerograma, uterosalpingografía o uterotubografía, pero el más conocido es el HSG.

Embarazo y obstrucción de trompas

La HSG es una prueba muy similar a la radiografía, en la cual se aplica un contraste, es decir, una tinción que se ve a través de la ecografía. Esto nos permite valorar no sólo la morfología uterina para comprobar que no hay ninguna patología que nos impida comenzar con una técnica determinada de reproducción asistida, sino también la permeabilidad de las trompas, según lo cual, se podrá optar por una determinada técnica u otra.

Naturalmente, el óvulos es liberado del ovario en el proceso conocido como ovulación. Tras ser ovulado, el óvulos espera en las trompas de Falopio la llegada del espermatozoide para ser fecundado y poder así dar lugar al embrión. A continuación, el embrión viajará desde la trompa de Falopio hasta la cavidad uterina e implantará en el endometrio del útero, dando comienzo así al embarazo.

Una obstrucción en ambas trompas de Falopio impide el contacto entre óvulo y espermatozoide, por lo que el embarazo no podrá tener lugar. Tampoco la inseminación artificial permitirá la gestaciçón, pues con esta técnica la fecundación se da en las trompas de Falopio. Por tanto, en caso de obstrucción tubárica se recurrirá a la fecundación in vitro directamente.

Como podemos ver, la histerosalpingografía puede ser de gran ayuda a la hora de determinar la causa de infertilidad y decidir la técnica reproductiva con mayores probabilidades de éxito.

Es importante destacar que la obstrucción en solo una de las trompas no impide la fecundación y el embarazo natural, aunque es posible que resulte más complicado o cueste algo más de tiempo lograrlo.

estudios-diagnsticos-en-patologas-uterinas-14-638

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *