Prolactina alta

 Cuando una mujer tiene problemas de fertilidad, puede estar relacionado con las hormonas. Las hormonas son sustancias químicas especiales que secreta nuestro cuerpo y aseguran el correcto funcionamiento del organismo. Por ejemplo, la ovulación y la menstruación son provocadas por secreción de hormonas.

La hiperprolactinemia es el aumento del nivel de la prolactina en la sangre. La prolactina es una hormona existente tanto en los hombres como en las mujeres, y se libera en varias ocasiones durante el día y la noche. Esta hormona generalmente se libera con el fin de estimular la producción de leche en las mujeres embarazadas y ampliar las glándulas mamarias de modo que pueda realizarse la lactancia.
En el caso de la mujer, una vez que se produce el nacimiento del bebé y se cortan las conexiones anatómicas materno-fetales, se produce un aumento de prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche materna. En un principio, la madre no notará esa producción, ya que las primeras 48-72 horas lo que se produce es una sustancia llamada “calostro”, que es una leche concentrada con una consistencia diferente a la habitual y que está provista de unas propiedades nutricionales adecuadas para los primeros días de vida del bebé.
¿Cómo afecta la prolactina alta a la fertilidad?
La secreción inadecuada de la prolactina en la mujer puede influir de forma negativa en la fertilidad, ya que puede producir trastornos de la ovulación, así como alteraciones en el ciclo menstrual de la mujer y puede ser causa de infertilidad en muchas ocasiones.
La glándula hipófisis es la encargada de segregar esta hormona al cuerpo. Esta glándula que se encuentra en nuestro cerebro, bloquea el proceso de ovulación después del parto y durante el tiempo que dura la lactancia ya que nuestro cerebro interpreta que el cuerpo de la mujer no está aún preparado para un segundo embarazo. Es por este motivo por el que tener la prolactina alta puede provocar problemas de fertilidad e imposibilitar que la mujer pueda quedarse embarazada.
Los factores que influyen en la secreción inadecuada de esta hormona puede ser tanto por factores corporales como, por ejemplo, embarazo, lactancia o estrés; o por factores secundarios relacionados con enfermedades como hipotiroidismo o síndrome de ovarios poliquísticos e, incluso, por algunos medicamentos.
Conocer la causa de la hiperprolactinemia es fundamental para seleccionar el tratamiento adecuado que permita lograr el embarazo. Si los medicamentos que un especialista recomiende no son suficientes, apostar por técnicas de reproducción asistida será la mejor opción para aquellas mujeres que deseen ser madres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *