Prolactina alta

 Cuando una mujer tiene problemas de fertilidad, puede estar relacionado con las hormonas. Las hormonas son sustancias químicas especiales que secreta nuestro cuerpo y aseguran el correcto funcionamiento del organismo. Por ejemplo, la ovulación y la menstruación son provocadas por secreción de hormonas.

La hiperprolactinemia es el aumento del nivel de la prolactina en la sangre. La prolactina es una hormona existente tanto en los hombres como en las mujeres, y se libera en varias ocasiones durante el día y la noche. Esta hormona generalmente se libera con el fin de estimular la producción de leche en las mujeres embarazadas y ampliar las glándulas mamarias de modo que pueda realizarse la lactancia.
En el caso de la mujer, una vez que se produce el nacimiento del bebé y se cortan las conexiones anatómicas materno-fetales, se produce un aumento de prolactina, que es la hormona que estimula la producción de leche materna. En un principio, la madre no notará esa producción, ya que las primeras 48-72 horas lo que se produce es una sustancia llamada “calostro”, que es una leche concentrada con una consistencia diferente a la habitual y que está provista de unas propiedades nutricionales adecuadas para los primeros días de vida del bebé.
¿Cómo afecta la prolactina alta a la fertilidad?
La secreción inadecuada de la prolactina en la mujer puede influir de forma negativa en la fertilidad, ya que puede producir trastornos de la ovulación, así como alteraciones en el ciclo menstrual de la mujer y puede ser causa de infertilidad en muchas ocasiones.
La glándula hipófisis es la encargada de segregar esta hormona al cuerpo. Esta glándula que se encuentra en nuestro cerebro, bloquea el proceso de ovulación después del parto y durante el tiempo que dura la lactancia ya que nuestro cerebro interpreta que el cuerpo de la mujer no está aún preparado para un segundo embarazo. Es por este motivo por el que tener la prolactina alta puede provocar problemas de fertilidad e imposibilitar que la mujer pueda quedarse embarazada.
Los factores que influyen en la secreción inadecuada de esta hormona puede ser tanto por factores corporales como, por ejemplo, embarazo, lactancia o estrés; o por factores secundarios relacionados con enfermedades como hipotiroidismo o síndrome de ovarios poliquísticos e, incluso, por algunos medicamentos.
Conocer la causa de la hiperprolactinemia es fundamental para seleccionar el tratamiento adecuado que permita lograr el embarazo. Si los medicamentos que un especialista recomiende no son suficientes, apostar por técnicas de reproducción asistida será la mejor opción para aquellas mujeres que deseen ser madres.

LOS DÍAS FÉRTILES

Lo básico para que exista el Embarazo es que se produzca la Fecundación de un Ovocito por parte del espermatozoide. La mujer nace con la Reserva ovárica ya establecida desde su nacimiento, pero estos ovocitos estarán parados en una fase del proceso de maduración esperando a que llegue el periodo de la pubertad. Llegado este periodo se empiezan a activar las señales que producirán la maduración de un Folículo en cada ciclo y la posterior Ovulación de este. Solamente en este momento, en el que se haya producido la ovulación y el ovocito se haya liberado a las Trompas de Falopio se podrá producir la fecundación por parte del espermatozoide, y si todo va bien, unos días después la Implantación del Embrión en el útero y de esta manera el embarazo. Continúa leyendo LOS DÍAS FÉRTILES

La importancia de la nutrición durante los tratamientos de fertilidad

¿Qué alimentos pueden ser perjudiciales?

El consumo excesivo de café, el alcohol o el humo del tabaco son hábitos ampliamente conocidos como contraproducentes. Pero, además, existen otros alimentos que forman parte de nuestra dieta habitual que también pueden ser negativos para nuestra fertilidad.

Continúa leyendo La importancia de la nutrición durante los tratamientos de fertilidad

Los Miomas Uterinos

  • Son los tumores más comunes del tracto reproductivo de la mujer.
  • Tienen prevalencia de 20 a 50% en mujeres en edad reproductiva.
  • Interfieren con la fertilidad de quienes los presentan.
  • Son causa de hemorragia uterina anormal, síntomas por compresión pélvica y afectan la calidad de vida.

Continúa leyendo Los Miomas Uterinos

¿Qué es el cáncer de ovario?

El cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada. Las células en casi cualquier parte del cuerpo pueden convertirse en cáncer y pueden extenderse a otras áreas del cuerpo. Para aprender más acerca de cómo los cánceres comienzan y se propagan.

El cáncer ovárico se origina en los ovarios. Los ovarios son glándulas reproductoras encontradas sólo en las mujeres que producen los óvulos para la reproducción. Los óvulos viajan a través de las trompas de Falopio hacia el útero donde el óvulo fertilizado se implanta y se desarrolla en un feto. Además, los ovarios son la fuente principal de las hormonas femeninas, el estrógeno y la progesterona. Un ovario está en cada lado del útero en la pelvis.

229402-1

Los ovarios están compuestos por tres tipos principales de células: Cada tipo de célula se puede desarrollar en un tipo diferente de tumor.

  • Los tumores epiteliales se originan de las células que cubren la superficie externa del ovario. La mayoría de los tumores ováricos son tumores de células epiteliales.
  • Los tumores de células germinales se originan de las células que producen los óvulos.
  • Los tumores estromales se originan de las células del tejido estructural que sostienen el ovario y producen las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

La mayoría de estos tumores son benignos (no cancerosos) y nunca se propagan fuera del ovario. Los tumores se pueden tratar mediante la extirpación quirúrgica de un ovario o de parte del ovario que contiene el tumor.

Los tumores ováricos malignos (cancerosos) o tumores de bajo potencial maligno se pueden propagar (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo, y pueden causar la muerte. El tratamiento para estos tipos de tumores se describe más adelante en este documento.

Tumores ováricos epiteliales

Tumores ováricos epiteliales benignos

La mayoría de los tumores ováricos epiteliales son benignos, no se propagan y generalmente no conducen a enfermedades graves. Existen varios tipos de tumores epiteliales benignos, incluidos los cistoadenomas serosos, los cistoadenomas mucinosos y los tumores de Brenner.

Tumores de bajo potencial maligno

Cuando se observan con el microscopio, algunos tumores ováricos epiteliales no se ven claramente como cancerosos. Éstos se denominan tumores de bajo potencial maligno (low malignant potential, LMP). También se les conoce como cáncer ovárico epitelial fronterizo. Estos tumores se diferencian de los cánceres ováricos típicos porque no crecen hacia el tejido de sostén del ovario (llamado estroma ovárico). Asimismo, si se propagan fuera del ovario, como por ejemplo, a la cavidad abdominal, es posible que crezcan en el revestimiento del abdomen, pero a menudo no hacia el interior de éste.

Estos cánceres tienden a afectar a las mujeres más jóvenes en comparación con los cánceres ováricos típicos. Los tumores LMP crecen lentamente y tienen menos probabilidades de causar la muerte que la mayoría de los cánceres de ovario. Aunque pueden causar la muerte, esto no es común que ocurra.

Tumores ováricos epiteliales malignos

Los tumores epiteliales cancerosos reciben el nombre de carcinomas. Aproximadamente de 85 a 90% de los cánceres de ovario son carcinomas ováricos epiteliales. Cuando alguien dice que tuvo cáncer de ovario, por lo general significa que se trataba de este tipo de cáncer. Estas células del tumor presentan varias características (cuando se observan con un microscopio) que se pueden utilizar para clasificar a los carcinomas ováricos epiteliales en diferentes tipos. El tipo seroso es por mucho el más común, pero existen otros tipos como mucinosos, endometrioides y de células claras.

Si las células no lucen como cualquiera de estos cuatro subtipos, al tumor se le llama indiferenciado. Los carcinomas ováricos epiteliales indiferenciados tienden a crecer y propagarse más rápidamente que los otros tipos. Los carcinomas ováricos epiteliales son clasificados por estos subtipos, aunque también se les asigna un grado y una etapa.

El grado clasifica el tumor de acuerdo con su similitud con el tejido normal en una escala de 1, 2 o 3. Los carcinomas ováricos epiteliales de grado 1 se parecen más al tejido normal y tienden a tener un mejor pronóstico. Por otro lado, los carcinomas ováricos epiteliales de grado 3 se parecen menos al tejido normal y generalmente tienen un peor pronóstico. Los tumores de grado 2 lucen y actúan entre los de grado 1 y 3.

La etapa del tumor describe la extensión de la propagación del tumor desde donde se originó en el ovario. El cáncer epitelial de los ovarios suele propagarse primero al revestimiento y a los órganos de la pelvis y el abdomen (barriga). Esto puede producir una acumulación de líquido en la cavidad abdominal (ascitis). A medida que la enfermedad avanza, se puede propagar a los pulmones y al hígado, o en pocas ocasiones, al cerebro, los huesos o la piel.

Continúa leyendo ¿Qué es el cáncer de ovario?