5 consejos para lograr la Autoaceptación

Aceptarse a sí mismo es un elección. Es un paso fundamental en el proceso de adquirir una autoestima saludable, porque te permite concentrarte en lo que amas de ti y al mismo tiempo ser consciente de lo que no te gusta y comenzar a cambiarlo. En la teoría parece fácil, sin embargo, no es así.

Autoaceptarnos es encontrar la paz interior, hallar la paz con nosotros mismos. Asimismo, te permite no escapar de los problemas y aceptarlos, porque entender que los fallos son humanos es sano para tu bienestar. La autoaceptación es, sin duda, una victoria en el ring de la vida.

No aceptarnos tal y como somos supone una barrera entre nosotros y nuestro bienestar emocional y crecimiento, porque nos impide afrontar la vida con energía y nos hace sucumbir ante las experiencias difíciles y las dificultades que nos podemos encontrar. La vida tiene momentos buenos, pero también tiene momento difíciles y hay que aceptarlos. Si no nos autoaceptamos, entonces nosotros somos nuestro peor enemigo.

COMO LLEGAR A LA AUTOACEPTACION 

1. Elabora una lista con los juicios negativos hacia ti mismo y déjalos ir

El primer paso para acabar con los pensamientos negativos hacia ti mismo es hacerlos conscientes. Por tanto, es necesario detectar qué es lo que te quita la felicidad de ser tu mismo. Puedes hacer esto con un diario de pensamientos. Para ello, debes detectar esos pensamientos y escribirlos desde la autoaceptación y el autoperdón, haciendo un contrato contigo mismo para dejar que estos pensamientos pasen y te perdones por lo que has hecho. Esto se consigue desde una actitud no enjuiciadora

2. Aprende a validar tus emociones

La autovalidación emocional consiste en aceptar y dar por válido aquello que estamos sintiendo tanto si estamos de acuerdo o no. Por tanto, no necesitamos el permiso de nadie para aceptar nuestras emociones, porque nos damos permiso a nosotros mismos. Para validar nuestras emociones, primero de todo debemos conocerlas, etiquetarlas y después aceptarlas tal y como son, con una actitud no enjuiciadora y no crítica.

3. Cultiva una buena relación con la incertidumbre

Cultiva una actitud de coraje y sé auténtico. Asume riesgos y no temas a la incertidumbre ni a ser vulnerable. Sal de la zona de confort. Muchas personas quedan atrapadas en una espiral en que fracaso alimenta la historia de “no soy lo suficientemente bueno”.

4. No te compares con otras personas

Es común que nos comparemos con los demás, porque vivimos en una sociedad que premia a las personas con dinero y éxito. Si evaluarnos a nosotros por el dinero, las posesiones y el éxito laboral no es bueno, peor es compararnos con los demás. Cuando hacemos eso, la ansiedad se apodera de nosotros y nuestra autoestima se ve afectada. Debemos reeducarnos y dejar de pensar de esta manera.

5. Esfuérzate por  aceptar tus imperfecciones o errores

Deja de ser perfeccionista y deja de pensar que eres indigno por tener imperfecciones. El perfeccionismo afecta negativamente a nuestro equilibrio emocional. En cambio, cuando aceptas tus imperfecciones y las ves como algo normal, entonces ¡eran libre! Eres libre de sentir la ansiedad por ser como eres y ya no necesitas malgastar esa energía mental en estos pensamientos que a la larga te provocan una gran fatiga emocional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *