La actuación del Psicólogo en una Clínica de Reproducción Asistida

El problema de la infertilidad está adquiriendo una presencia cada vez mayor en las sociedades desarrolladas. Esta presencia no se debe solamente al importante aumento de las personas que se encuentran dentro de esta condición, sino también a los extraordinarios avances científico-tecnológicos que se han producido en las últimas décadas en el campo de la reproducción asistida.

Sin embargo, sólo podemos entender la dimensión exacta de este fenómeno cuando realizamos un análisis en el aspecto psicológico, es decir, reconocer lo que significa la infertilidad para las personas que se encuentran en esa situación y poder entender las vivencias concretas que se experimentan al atravesar ese largo proceso.

Por tanto, no es raro que, por lo general, encontremos expresiones emocionales en las personas que atraviesan esta circunstancia de: aislamiento social y personal, culpa y culpabilización, ansiedad, depresión y problemas en la relación de pareja. Por esto es importante considerar la ayuda del profesional en psicología.

Cuando acudimos a una clínica de Reproducción asistida, podremos encontrar en la atención medica el acompañamiento psicológico. Pero ¿Qué realiza el psicólogo en un tema de infertilidad?

El psicólogo deberá en primer contacto  de dotar a la pareja de la información necesaria para entender y conocer los aspectos médicos del tratamiento, así como anticiparlos en los procesos emocionales que pueden aparecer a lo largo de todo el proceso. Se ajustan así las expectativas, se eliminan incertidumbres y se normalizan síntomas.

También favorecerá el manejo de la tensión y la ansiedad ya que es muy importante para afrontar las técnicas más molestas y favorecer el éxito de estas.

Incrementará el desarrollo y entrenamiento de habilidades de comunicación asertiva ante familiares y amigos para informar de los resultados y mantener o establecer límites para protegerse de posibles presiones o invasiones en su intimidad.

Al igual podrá realizar la preparación de los pacientes para, llegado el momento, tomar decisiones que suelen resultar difíciles, tal como utilizar donantes, paralizar el tratamiento o finalizarlo.

Si la técnica en Reproducción asistida falla deberá realizar junto a los pacientes un buen proceso de duelo. Ante una pérdida tan evidente la ayuda psicológica cobra especial relevancia.

Y por el contrario, si el “niño en casa se consigue” es posible que aparezcan nuevos temores, miedos e inseguridades, por eso es importante la ayuda psicológica en el manejo de las emociones negativas, evitando que los paralice y dotándolos de seguridad en su nueva faceta como padres.

La ayuda del profesional en psicología puede variar, cada caso es especial y la atención deberá ajustarse a las necesidades de cada paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *